La exigencia de funcionalidad a una cocina industrial es todavía mayor. Los espacios suelen ser reducidos y la acumulación de personas en hora punta es considerada. Cada empleado necesita su espacio de trabajo sin ser molestado pero a la vez sin frenar la cadena de preparación y servicio.

El secreto de un buen restaurante es el buen funcionamiento de su cocina. Nuestro diseño de la cocina del Bar Bully – San Sebastián es un buen ejemplo (colaboracion con ilj – 2009). La cocina es bastante más pequeña de lo habitual en relación al comedor. Lo corriente es una relación de 60% de la superficie para el comedor y 40% para la cocina. En el Bully tenemos una relación de 73 – 27%, y si incluimos la terraza en verano llegamos a una relación de 88 – 12%. A pesar de su espacio reducido la cocina funciona a la perfección. Les animamos que lo comprueben ustedes mismos, nosotros lo recomendamos con total confianza.

www.vamosalbully.com

bully